Cimientos solidos para la construcción de un sueño

Como pueden verlo, últimamente estuvimos trabajando MUY duro!

Pero el trabajo dió (y sigue dando!) sus frutos, y estamos muy felices del avance del proyecto y de nuestra vivencia.

Aquí les contaremos un poco como pasamos de esto (foto izquierda) a esto (foto derecha) en solo dos meses!

El 1ero de Febrero (bueno el 3 mas precisamente, porque aquí cuando quieres empezar un Lunes, termina siendo Miércoles), empezamos a trabajar con el contratista Picci. Los obreros que trabajan con él (Pocho y Javi) empezaron ese mismo día a cavar pozos para enterrar las columnas de cemento que sostendrán la casa.

Es un trabajo muy físico, que parece avanzar muy lento, y que depende mucho del clima. En este caso hacía mucho calor, y a veces nos agarraban las famosas tormentas de verano de Córdoba.

Mientras Pocho y Javi hacían los pozos, nosotros íbamos a comprar los materiales necesarios: arena, granza, cemento, malla sima y hierros para las vigas.

Comprando materiales

 

Luego de hacer los pozos, se arma el encadenado de columnas y vigas para el hormigón.

Primero se fueron haciendo las columnas: se ponen los fenólicos y se rellenan con cemento.

Esta fue la primer columna de la casa!

Una vez las pozos hechos y las vigas instaladas, se llena de cemento.

Primero llenaron una parte de la loza.

primer parte loza

Tuvimos dos retrasos de entrega en los materiales, y dificultades nuevamente por la pendiente del terreno y de la calle que abrimos. En un terreno plano, sería más económico, rápido y fácil traer los materiales. Al final de la obra publicaremos una nota con el detalle de los costos, y el comparativo considerando un terreno plano.

160301

Luego del llenado de la primer parte de la loza, siguieron perforando y enterrando vigas, para la segunda parte de la loza.

Aquí termina el trabajo de Pichi, Pocho y compañía.

Una vez el cemento de la loza seca, empezó el trabajo de carpintería.

encadenado

Pero eso ya es otra historia, que continuaremos en la próxima nota.

Como empezar una huertita orgánica sin morir en el intento (parte I)

Ahora que terminamos de limpiar el terreno, podemos empezar a utilizarlo!

Como nuestro objetivo es aprender de la naturaleza y vivir con y de ella, queremos armar una huerta orgánica con la esperanza de ser [casi] autosuficientes.

Antes de empezar una huerta, se piensa en semillas y tierra. Y se empieza por los almácigos o semilleros. Sí, algunas plantitas son muy frágiles y se plantan al calor y cuidado del hogar antes de exponerlas al mundo natural exterior.

Así que los primeros pasos son: conseguir tierra y semillas. Gracias al programa ProHuerta, conseguimos gran variedad de semillas de manera gratuita, las cuales completamos comprando en un vivero cercano junto con una bolsa de tierra fértil. También tuvimos la suerte de participar en un Intercambio de Semillas Orgánicas en Capilla del Monte, un pueblo a 10 km de casa. Estos encuentros son interesantes porque se consiguen semillas orgánicas de manera gratuita, porque se intercambian también consejos e ideas, y especialmente porque se pueden conseguir variedades menos comunes.

La segunda etapa es conseguir recipientes para hacer los almácigos o semilleros, y en esta nota vamos a nombrar varios envases reciclados y gratis donde podemos empezar nuestra aventura de sembrar.

1. Bandejas de Telgopor (en argentino) o Anime (en venezuelano) – Poliestireno Expandido

Cuando tomé un curso para hacer una huerta urbana en Buenos Aires, nos aconsejaban buscar en las pescaderías bandejas de “Telgopor” (ya soy toda una argentina). Son muy prácticas porque tienen la ventaja de poder poner muchas semillas y son cómodas para trasladar. Bueno, nosotros no teníamos a mano así que no empezamos con eso. Pero luego las conseguimos y efectivamente pensamos que es el mejor tipo de envase, especialmente por su profundidad.

Envase Telgopor en pescaderia

2. Envases de carton Tetrabrik

(No, no estoy haciendo una apología a las marcas de materiales…)
Los envases de leche o jugo tipo Tetrabrik se pueden recortar para plantar plantas pequeñas en cantidad, como por ejemplo la lechuga, albahaca, etc.

Envase tetrabrik de leche o jugos

3. Cartones rellenos con una bolsa de plastico

A falta de envases de telgopor o tetrabrik, se puede simplemente buscar una caja de cartón, insertar una bolsa que recubra el fondo y los bordes, rellenarla con tierra, y perforarla por abajo para que drene el agua (con la precaución de perforar bien también la bolsa para evitar acumulación de humedad en el envase, y el riesgo que se pudran los plantines). Tienen la ventaja de conseguirse en casi cualquier casa, y de poder jugar con la profundidad deseada.

Caja de Carton

4. Vasos de plastico o de yogurt

En realidad cualquier tipo de pote de crema, yoghurt, dulce de leche, etc. funciona. Son menos cómodos porque son para poner una sola planta, pero si como nosotros los vas acumulando durante el año puede ser que tengas varios envases disponibles y sea un buen recipiente para empezar.

5. Botellas de plastico

Podemos usar y recortar botellas de plástico, lo interesante es que se pueden recortar con la profundidad deseada.

6. Hueveras o maples de huevo

Nuestra vida de campo revoluciono nuestro modo de consumo, así que ahora compramos los huevos por maple, y tenemos muchos maples de huevos acumulados. Este es el método que a mi mas me gusta, porque es fácil y rápido para sembrar gran cantidad. Ademas, son degradables así que a la hora de transplantar se puede recortar el cartón y dejarlo directamente en la tierra, que servirá de abono (dependiendo de si hay que separar los plantines).

maples copia

7. Potes de helado

Los que nos han visitado lo sabrán, Cristian es un gran amante del helado. Y a mi me da pena botar todos esos envases de Telgopor, así que es el momento perfecto para reutilizarlos. Tienen la ventaja de ser profundos.

helado copia

agujerosAntes de sembrar, hay que perforar los envases abajo para que drene el agua (un par de agujeros son suficientes). Nosotros utilizamos un cuchillo o un pincho dependiendo del material del envase.

Luego se rellena el envase con tierra, dejando unos 2 centímetros antes del tope (la tierra se va a ir asentando con el tiempo). Se riega la tierra, y se espera unos minutos. Luego se hacen hoyos en la tierra de 1 o 2 cm de profundidad, dependiendo de la semilla, distanciados de unos cm cuando el envase lo permite. A continuación se siembran 2 o 3 semillas por agujero, siempre dependiendo de la semilla. (Las plantas tierra copia
siguientes nos resultaron tener un 90% de eficiencia en germinación: rucula, tomate, rábano, repollo, así que en las hueveras se puede sembrar de a 1 semilla).

Se cubre con tierra, y se riega nuevamente. La mayoría de las semillas necesitan calor y humedad para germinar, por lo cual hay que mantener los almácigos en un lugar cálido y regarlos con frecuencia (nosotros lo hacemos mañana y noche).

Nosotros le agregamos unos chips de ramitas trituradas en el terreno para mantener mejor la humedad.maples con chips copia
Para un mejor seguimiento de las plantas, anotamos el nombre y fecha de siembra en un cartelito. Nosotros los hicimos caseros, con recorte de las botellas de TetraPak. También anotamos la fecha en una tabla de control de la huerta.

Una vez que los plantines empiezan a salir, hay que ponerlas a la luz del sol para que continúen con su buen desarrollo.

 

Alguna sugerencia para armar semilleros? Que envases usan ustedes?

Ya les enviaremos más fotos de la evolución de nuestros plantines.