Cimientos solidos para la construcción de un sueño

Como pueden verlo, últimamente estuvimos trabajando MUY duro!

Pero el trabajo dió (y sigue dando!) sus frutos, y estamos muy felices del avance del proyecto y de nuestra vivencia.

Aquí les contaremos un poco como pasamos de esto (foto izquierda) a esto (foto derecha) en solo dos meses!

El 1ero de Febrero (bueno el 3 mas precisamente, porque aquí cuando quieres empezar un Lunes, termina siendo Miércoles), empezamos a trabajar con el contratista Picci. Los obreros que trabajan con él (Pocho y Javi) empezaron ese mismo día a cavar pozos para enterrar las columnas de cemento que sostendrán la casa.

Es un trabajo muy físico, que parece avanzar muy lento, y que depende mucho del clima. En este caso hacía mucho calor, y a veces nos agarraban las famosas tormentas de verano de Córdoba.

Mientras Pocho y Javi hacían los pozos, nosotros íbamos a comprar los materiales necesarios: arena, granza, cemento, malla sima y hierros para las vigas.

Comprando materiales

 

Luego de hacer los pozos, se arma el encadenado de columnas y vigas para el hormigón.

Primero se fueron haciendo las columnas: se ponen los fenólicos y se rellenan con cemento.

Esta fue la primer columna de la casa!

Una vez las pozos hechos y las vigas instaladas, se llena de cemento.

Primero llenaron una parte de la loza.

primer parte loza

Tuvimos dos retrasos de entrega en los materiales, y dificultades nuevamente por la pendiente del terreno y de la calle que abrimos. En un terreno plano, sería más económico, rápido y fácil traer los materiales. Al final de la obra publicaremos una nota con el detalle de los costos, y el comparativo considerando un terreno plano.

160301

Luego del llenado de la primer parte de la loza, siguieron perforando y enterrando vigas, para la segunda parte de la loza.

Aquí termina el trabajo de Pichi, Pocho y compañía.

Una vez el cemento de la loza seca, empezó el trabajo de carpintería.

encadenado

Pero eso ya es otra historia, que continuaremos en la próxima nota.