Los Valles Calchaquíes

El Norte Argentino, y en especial el circuito de los Valles Calchaquíes entre las provincias de Catamarca, Salta y Tucumán, tiene un encanto único – que se confirma con la cantidad de turistas de todo el país que afluye en verano.

Por suerte para nosotros, ésta zona todavía conserva sus secretos y se pueden disfrutar de algunos lugares más tranquilos (o será que a los turistas les encanta amontonarse). Nosotros, por lo contrario, huimos de las masas.

Recorrimos con placer Amaicha, pueblo de alta montaña que se enorgullece de su su clima árido y caluroso.

IMG_2829_01Allí yo me doy el gusto de un tamal que me recuerda las ricas hallacas de Venezuela.

IMG_2830_01Me sorprende la cantidad de mochileros invadiendo las calles y la plaza de este pueblito, pero Cristian me advierte que este es sólo el comienzo de la temporada.

Nos desviamos hacia Santa María, y descubrimos con alegría un pueblo con vida propia y mucha actividad local, fuera del circuito turístico.

Por su cultura y sus paisajes de montañas de colores, éste es un lugar que merece verdaderamente una parada de un par de días. Tenemos la suerte de descubrir los encantos del lugar a través de los relatos y consejos de Nancy, la dueña del camping El Sol, y guía turística. Antigua viajera por Latinoamérica, ella nos felicita y nos motiva a seguir con nuestro proyecto.

Seguimos nuestro camino rumbo al Norte, después de descubrir los telares y pasamos por las famosas Ruinas de Quilmes. Según el relato, el pueblo contaba con 7000 habitantes, y fue el último bastión de la resistencia Calchaquí a la conquista española. Los sobrevivientes Quilmes fueron trasladados a la zona sur de Buenos Aires que lleva su nombre. Sólo unos cientos lograron llegar hasta la actual zona de Quilmes, donde sólo unos 60 indígenas soportaron las condiciones de vida del lugar.

Después de las ruinas, almorzamos en la linda plaza de Colalao del Valle, y llegamos a Cafayate, que nos recibe con sus famosos viñedos de altura y cerros rojizos. Cafayate nos cautiva, y tiene mucho por ofrecer. Es imposible resistir al encanto de sus casitas de colores estilo colonial, y sus comercios, bares y restaurantes rústicos preparados para el turismo (en el buen sentido). Aquí se mezclan con alegría mochileros argentinos y turistas extranjeros en busca de turismo rural, cultural y gastronómico, en un entorno de montañas altas y coloradas.

Privada de degustación de vinos, yo me deleito con quesos de cabra y dulces regionales. Y como somos hiperactivos y amantes de la naturaleza, nos aventuramos hacia El Divisadero para hacer el paseo de las cascadas del Rio Colorado. Es una caminata a lo largo del río (que NO necesita guía, aunque insistan, digan que lo pueden hacer solos), donde se cruza varias veces el mismo y se pueden ver varios saltos y pozos de agua. El paisaje entre un cañadón rojizo y cardones es increíble.

_DSC0884_01 _DSC0895_01 _DSC0901_01 _DSC0922_01El itinerario de los Valles Calchaquíes continúa hasta Cachi, pasando por Molinos y Seclantás, pueblos historicos muy lindos para recorrer, hasta el Abra del Acay a 4600 msnm, donde nos agarró una tormenta eléctrica y nieve!

Tortillas y empanadas de queso en Cachi Iglesia de Cachi Cachi Cachi Empanadas en CafayateEn lo que va del viaje, el Sur Argentino nos maravilló con su belleza de paisajes, pero el Norte también tiene lo suyo en éste aspecto y una gran riqueza cultural.

Anuncios

Un pensamiento en “Los Valles Calchaquíes

  1. Pingback: Mas fotos de Bolivia | Tiempos de Agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s