Por fin llegamos

Cuando decidimos salir a recorrer Latinoamérica en este viaje, nos cuestionamos sobre si empezar por Uruguay, por el Norte y Brasil, por la Cordillera, por el Sur…

Pero hubo algo que inclinó la balanza: saber que para ésta época iban a haber ballenas en Madryn. Y como es un viaje sin tiempo, no sabíamos cuando volveríamos a tener la posibilidad de estar por el Golfo Nuevo en Octubre.

Pasamos por diferentes lugares como bien venimos contando, pero siempre con el objetivo de no retrasarnos demasiado para poder descubrir a este gigante del océano. Una experiencia que sería nueva para ambos.

Cuando llegamos a la ciudad de Puerto Madryn, nuestros ojos se iban hacia la costa buscando a las ballenas. Casi instantánea fue la pregunta en la secretaría de turismo, por suerte nos tranquilizamos al saber que habían muchos ejemplares y que se quedarían por un largo tiempo más. Salimos sorprendidos cuando nos dijeron que a veces se divisaban ballenas directamente desde la ciudad, como si fuera un fenómeno totalmente normal.

Por fin el clima se puso de nuestro lado, y nos permitió disfrutar de nuestras amadas noches de camping, con los sonidos y olores de la naturaleza, y las estrellas como techo. Así me enamoró Cristian también cuando me dijo en su momento: “Te invito a un hotel mil estrellas”.

_DSC0489_01 _DSC0487_01 _DSC0486_01

Luego de instalarnos, y con la ansiedad a flor de piel, decidimos recorrer los 18 km que nos separaban de la Playa Cantera, donde nos avisaron que con marea alta se podían divisar las ballenas a metros de la playa. Nuestro primer contacto con estas gigantes fue cuando, desde la ruta, vimos un inmenso salto de una ballena franca austral.

– “WOW!!! La viste?!” grité con emoción.

– “Si! Increíble!!!”

Yo saltaba exaltada en mi asiento mientras Cristian aceleraba inevitablemente sobre el camino de ripio. Por fin llegamos a Playa Cantera, donde nos reserva uno de los espectáculos mas fantásticos de la naturaleza: decenas de ballenas nadando a metros de la orilla, algunas con sus crías, otras en pleno baile de cortejo. Casi se me salen las lagrimas de emoción, es difícil describir la magia que se desprende de estas enormes criaturas.

– “Aquí me quedo yo!” le digo a Cristian.

– “La Patagonia es única, no me vengan a decir lo contrario.” insiste Cristian agitado.

_DSC0578_01_DSC0561_01 _DSC0575_01 _DSC0524_01 _DSC0576_01

Nos quedamos casi dos horas disfrutando de este espectáculo único que nos regala la naturaleza. Volvemos al camping llenos de felicidad. Por la noche, yo sueño con las ballenas.

Definitivamente valió la pena empezar el viaje por acá!

_DSC0568_01

Anuncios

Un pensamiento en “Por fin llegamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s